General

TECNOLOGÍAS APLICADAS A LAS CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES por Teresa Romeu

Desde la creación de la UOC, se hizo evidente la necesidad de disponer de una asignatura que, de manera transversal, iniciara al alumnado en el uso y aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), la competencia propia y el ADN de la universidad. Este es el sentido y el objetivo de Tecnologías aplicadas a las Ciencias Humanas y Sociales, pensada tanto por el ámbito académico como profesional.

No se trata tan solo de ofrecer unas herramientas determinadas y de estudiar su funcionamiento y aplicación, sino sobre todo de lograr unas competencias digitales que incluyen la búsqueda, selección y tratamiento de la información, la elaboración de la información digital, su presentación y difusión, así como la planificación del estudio y el trabajo en un entorno virtual de aprendizaje, sin olvidar las estrategias de comunicación y el trabajo en equipo con una buena actitud digital. Por eso, el hilo conductor es el proyecto virtual en equipo, que se desarrolla paso a paso a partir de un foco temático en que se vinculan estrechamente la Historia, la Geografía y la Historia del Arte con las TIC, ofreciendo contenidos como la geolocalización, las aplicaciones informáticas para el análisis de los estudios geográficos e históricos, el arte a la red, la cultura digital, etc. Estos grandes temas de actualidad son los que escogen los estudiantes, partiendo de sus inquietudes e intereses, y que los posibilita formar grupos de trabajo. Tecnologías aplicadas a las Ciencias Humanas y Sociales acontece así una materia fundamental para integrar los conocimientos del grado con el mundo de la red, a través del desarrollo de proyectos de cariz diverso donde se posan en juego las competencias digitales básicas.

Además del análisis y el tratamiento de la información y de los procesos comunicativos que se producen en el Campus, nuestra materia posa énfasis en las actitudes y los valores de la etiqueta (netiquette), imprescindibles para llevar a cabo las interacciones aprendiendo a respetar las opiniones del otro, trabajando colaborativamente y asumiendo unos roles desde la tolerancia y la comprensión de las diferencias. En las discusiones virtuales y en las tareas colaborativas en el seno de los grupos del trabajo, los estudiantes tienen la oportunidad de generar este buen clima de trabajo, donde las aportaciones grupales superan el trabajo de cada cual por separado.

Atendido su carácter transversal y propedéutico, es altamente recomendable cursar la asignatura en el primer semestre del Grado: las competencias digitales que se logran serán útiles independientemente de los contenidos que se trabajen en el futuro y servirán para construir un proyecto académico de gran valor a nuestra universidad.

Teresa Romeu, PRA de Tecnologías aplicadas a las ciencias humanas y sociales