Historia

Maestro Fontana

No es fácil dejar una huella tan profunda como la que Josep Fontana nos lega a nivel historiográfico, editorial e intelectual. Del primer rasgo es evidencia el largo listado de artículos, libros y prólogos recientemente publicados por la Universidad de Valencia, en un libro homenaje, después de haberle concedido el Honoris Causa. Una capacidad consolidada hasta el último momento, pues deja a punto de imprenta todavía algún nuevo título. Ya lo calificó públicamente Jordi Nadal como uno de los grandes, y no seré yo quien se atreva a corregir al exigente doctor Nadal.

A nivel editorial, su influencia se concretó en los catálogos de Ariel y Crítica. Suyos han sido títulos y textos de cubiertas, apuestas por (entonces) nuevos autores y orientaciones para recoger lo mejor de cada nueva escuela historiográfica. Pero su generosidad también se concretó a través de sugerencias, consejos, ayudas y prólogos en muchas otras aventuras editoriales.

Y, finalmente, está la maestría desde las aulas y desde los libros, desde la prensa y las conferencias más diversas. Si tuviéramos que hablar de una escuela ‘fontanista’, sobre todo habría que mirar más allá de la universidad: en los profesores de secundaria, en los movimientos sociales, en los lectores anónimos, en los alumnos acumulados a lo largo de los años.

Creía en ello tan firmemente que su despacho en la Pompeu estaba presidido por esta frase manuscrita extraída de una carta de Jaume Vicens Vives: “Ningún maestro escribe más que una pequeña parte de lo que lleva dentro, y una buena proporción de su enseñanza se ejerce en la clase o en la conversación, donde se dan muchas cosas que nunca serán letra impresa “.

Jaume Claret Miranda (@ClaretVives) es profesor y director del grado de Historia, Geografía e Historia del Arte de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC