5 motivos para enseñar idiomas online

8 julio, 2021
Nen estudiant amb ordinador compare-fibre-e5stz361jzg-unsplash

Enseñar idiomas online será una tendencia al alza en los próximos años. El motivo, al igual que otros tantos cambios que estamos viviendo, viene dado por cómo la pandemia ha revolucionado nuestras costumbres, desde la forma de socializar a la de trabajar, comprar o estudiar, y los idiomas no son ajenos a ello. La UOC dispone del Centro de Idiomas Modernos (CIM) con una amplia trayectoria y metodología que le avala.

Leon (Unsplash)

A grandes rasgos, el aprendizaje de un nuevo idioma se compone de dos partes fundamentales: la escrita (leer y redactar) y la oral (escuchar y hablar), siendo esta última la que convierte el estudio de idiomas en un acto sumamente social.

Aprender idiomas es mucho más que estudiar gramática y memorizar vocabulario

Si echamos la vista atrás, el interés de las personas por aprender idiomas a distancia viene de lejos. Ya hace décadas, el afán por aprender nuevos idiomas –principalmente, inglés y francés– para prosperar personal y profesionalmente llevó a muchas personas a iniciarse en el mundo de la educación a distancia a través de herramientas como las cintas de casete. La tecnología ha avanzado mucho desde entonces y, gracias a ella, el enseñar idiomas online cuenta hoy con muchísimas posibilidades.

Aprender idiomas es mucho más que estudiar gramática y memorizar vocabulario. En ese contexto, conociendo la necesidad de enseñar a comunicarse en situaciones reales, la UOC creó en 2010 el Centro de Idiomas Modernos (CIM), que basa su metodología en una enseñanza enfocada en la acción e interacción entre alumnos y profesores, sin olvidar la gramática, pero potenciando el desarrollo de los alumnos ante situaciones cotidianas.

Dar clases online, una excelente técnica de enseñanza de idiomas

Sumado al auge de las nuevas tecnologías, la expansión de Internet y lo que conocemos como democratización de acceso a la información ha abierto un panorama hasta hace poco impensable: millones de personas en todo el mundo, de cualquier edad, pueden acceder a la educación online y obtener conocimientos a los que antes no hubieran optado por diferentes motivos.

Esta generalización del acceso a la educación impulsa especialmente opciones como la de estudiar idiomas online, ya que hablar un nuevo idioma no requiere unos estudios previos concretos y, además, abre un mundo de posibilidades al alumno, desde conocer nuevas personas e interactuar con ellas (por motivos profesionales o personales) hasta la posibilidad de viajar sin barreras lingüísticas o formarse posteriormente en materias que solo se imparten en determinados idiomas.

Enseñar idiomas online será una tendencia al alza en los próximos años

Esta tendencia, que se inició a principios de la década de los 2000 con la popularización de los foros, blogs y las primeras redes sociales, no parece parar. De hecho, datos recientes recogidos por la empresa ReportLinker estimaban que entre 2020 y 2024 la industria de la enseñanza de idiomas online crecería un 18%, llegando a alcanzar un volumen de negocio de 18.600 millones de dólares, algo que inevitablemente también hará aumentar la demanda de profesionales debidamente formados para enseñar idiomas online.

Brooke Cagle (Unsplash)

¿Por qué convertirme en profesor de idiomas online?

Si te gusta enseñar y, además, disfrutas con los idiomas, ya te habrás planteado que ser profesor de idiomas online puede ser una de las mejores salidas profesionales que puedas elegir. No obstante, más allá de tu pasión y los optimistas datos acerca de su demanda, hay otros motivos por los que enseñar idiomas online es una excelente opción.

Múltiples herramientas

La enseñanza de idiomas por Internet es mucho más que el uso de plataformas para dar clases online. La tecnología de la que disponemos actualmente abre un mundo de posibilidades casi infinitas, introduciendo elementos como la gamificación o altos niveles de interacción entre alumnos de cualquier parte del mundo.

Mayor flexibilidad en la enseñanza

Impartir clases de idiomas online no se limita al uso de programas como Zoom para que el profesor hable y los alumnos escuchen. Las actuales plataformas educativas ofrecen una gran flexibilidad, que permitirá dar clases síncronas (en tiempo real) o asíncronas (el alumno las consume cuando quiere). La flexibilidad siempre es un punto a favor en la enseñanza.

Clases más prácticas

La elección de estudios online lleva a diseñar un plan de estudios mucho más práctico, buscando siempre la máxima participación de los alumnos y haciendo las clases más amenas y enfocadas a las situaciones reales de cualquier conversación.

Más motivación

Tanto para profesores como para alumnos, la enseñanza de idiomas online hace que el proceso de aprendizaje sea mucho más motivador. El seguimiento al que deben someterse los estudiantes –que sirve para paliar la distancia física-, así como los ejercicios especialmente pensados para mejorar el proceso de enseñanza, harán de los cursos una etapa especialmente enriquecedora y agradable.

Aprendizaje contínuo

Los cursos presenciales a menudo solo dan tiempo a resolver dudas en horas de clase. La enseñanza por Internet rompe con esa barrera, ya que los alumnos tienen diferentes vías para contactar cuando deseen con el profesor de idiomas online. También para los educadores es una posibilidad de educación continua, ya que las dudas de los estudiantes, así como las herramientas tecnológicas que ayudarán a resolverlas, retroalimentan su aprendizaje.

Leonardo Toshiro Okubo (Unsplash)

¿Quién mejor que la UOC para impulsar la enseñanza de idiomas online?

La UOC es una institución experta en la enseñanza online que, desde sus inicios, ha combinado pedagogía y tecnología, y sigue fiel a esta filosofía en cada uno de sus nuevos pasos y proyectos.

En este contexto, y con el objetivo de dar respuesta a la creciente demanda en la formación de idiomas, ha lanzado su nueva propuesta para todos aquellos que quieran estudiar un máster en enseñanza y aprendizaje de idiomas mediante la tecnología, un programa universitario en que la metodología es clave, porque enseña algo nativo en la UOC: usar la tecnología como herramienta pedagógica.

El máster, que puede cursarse en un año y para el que se puede elegir el inglés como idioma de docencia, es de carácter práctico y profesionalizador y tiene como objetivo enseñar al alumnado a integrar la tecnología a la enseñanza de un idioma a través de técnicas como el trabajo colaborativo, el enfoque por tareas y la gamificación.

Al terminar el máster, el alumnado será capaz de usar la tecnología educativa en su entorno profesional, ya sea dando clases online o incluso presenciales, pero siempre usando las herramientas tecnológicas como base para una enseñanza efectiva y motivadora, características fundamentales para enseñar idiomas en pleno siglo XXI.

El CIM potencia el desarrollo de los alumnos ante situaciones cotidianas

Autores / Autoras
Comentarios
Deja un comentario