Luchando contra el estigma sin detener el viaje

29 septiembre, 2021
Mans intentant sortir d'una piscina

Proyecto MOMENT: metáforas de los trastornos mentales. Grupo de investigación GRIAL de la UOC

 

En el imaginario colectivo, el concepto de metáfora se suele relacionar automáticamente con el ámbito literario. Sabemos que poetas y escritores utilizan este recurso para embellecer el lenguaje o para generar algún tipo de efecto en el lector. Sin embargo, el campo de actuación de las metáforas es mucho más extenso. Nuestra vida cotidiana está llena de metáforas y nosotros mismos utilizamos estos recursos, muchas veces, sin ni siquiera darnos cuenta. Por esta razón, decimos frases como «Ya veo qué quieres decir» -aunque no estemos viendo nada, sino, más bien, entendiendo- o «Estoy lleno de rabia» -a pesar de que la rabia no sea una sustancia que se encuentre dentro de nuestro cuerpo. Y esto no lo hacemos para ser más creativos, auténticos o sorprendentes: en la mayoría de los casos, lo hacemos, sencillamente, para comunicar mejor la realidad que nos rodea.

En la mayoría de los casos, usamos metáforas, sencillamente, para comunicar mejor la realidad que nos rodea

Además, las metáforas tienen el poder de poner luz sobre unos aspectos de la realidad, mientras que pueden ocultar otros. Y es que no es lo mismo decir que la soledad es un pozo o decir que la soledad es una playa: la primera metáfora destaca el carácter de aislamiento y de malestar de la soledad, mientras que la segunda destaca el sentimiento de libertad y calma que puede experimentar una persona cuando está sola. Así pues, las metáforas actúan como unas gafas que nos permiten acceder a la realidad de una forma u otra.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és 1024px-kaninchen_und_ente-svg.png
 
Ilustración Conejo y pato, publicada en Fliegende Blätter el 23 de octubre de 1892. Fuente: Wikipedia
 

Este último aspecto resulta primordial para entender el proyecto MOMENT: metáforas de los trastornos mentales. Así como hay otros estudios que se han centrado en el uso de las metáforas en la política, la religión o los medios de comunicación, este estudio se ha centrado en las metáforas que se utilizan para hablar sobre trastornos mentales. Con este objetivo, se han analizado los discursos de los dos principales colectivos implicados: las personas diagnosticadas de un trastorno mental (concretamente, personas que sufren esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión o TOC) y los profesionales que trabajan con estos colectivos (psiquiatras, psicólogos, enfermeros y educadores sociales). El objetivo principal del proyecto es detectar cuáles son las conceptualizaciones principales que se esconden detrás de estas metáforas, para entender mejor la forma en que estas personas entienden la salud mental.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és 5869540.jpg
 
Salud mental. Font: Pixy
 

Principales fuentes

La mayoría de discursos analizados se han extraído de Internet: sobre todo, de blogs (en español y en catalán) y, en menor medida, de cuentas de Twitter (en español). La razón por la cual se ha optado por este medio es clara: en estos contextos, las palabras de las personas no están filtradas por ningún entrevistador externo, sino que nacen de una voluntad genuina y espontánea de expresar la propia opinión y de compartirla a través de las redes. Esto ha permitido que afloren temas -y, en consecuencia, metáforas- que no se habían detectado en estudios previos similares.

Aquesta imatge té l'atribut alt buit; el seu nom és magazine-gray-pink-pen.jpg
 
Escribir en las redes. Fuente: Piqsels
 

Conclusiones

Los resultados del estudio constatan que las principales metáforas que se utilizan para entender qué significa vivir con un trastorno mental son las de viaje y las de guerra. Os presentamos algunos ejemplos:

«Yo solo sigo mi camino, que es el de mejorarme a mí».

«Todo se te hace cuesta arriba y piensas: “¿Hasta cuándo durará esto?”».

«[La meva vida] és una lluita per vèncer el monstre que em domina».

«Seguirem lluitant contra l’estigma».

Como podéis observar, en el viaje de la vida, la mejora puede ser el camino y también puede haber subidas y bajadas. En un viaje, hay obstáculos, bifurcaciones, compañeros de viaje, mochilas que pesan… Estas personas, pues, se sirven de estos elementos para entender su propia experiencia como un itinerario con un destino claro: una vida sin sufrimiento.

 

Las principales metáforas que se utilizan para entender qué significa vivir con un trastorno mental son las de viaje y las de guerra

Respecto a las metáforas bélicas, hay que destacar que, en muchas ocasiones, el enemigo principal es el trastorno, que se percibe como un ser con vida propia contra el que hay que luchar. No obstante, éste no es el único enemigo de sus vidas: el estigma social también lo es. Así pues, en contra de lo que se podría pensar, estas metáforas no siempre evidencian el carácter de víctima de la persona afectada, sino que también pueden servir para destacar su carácter agentivo, como persona que se reivindica para cambiar la realidad que le ha tocado vivir. Del mismo modo, las metáforas de viaje no destacan elementos «positivos» por defecto, puesto que, como hemos visto, pueden destacar las cargas y los obstáculos que les dificultan el paso.

Las metáforas actúan como unas gafas que nos permiten acceder a la realidad de una forma u otra.

Más allá de las metáforas bélicas, la tendencia a conceptualizar el trastorno como una entidad externa es una constante en estos discursos: puede asumir formas tan distintas como una sombra, un monstruo o una bestia, entre otras:

«Porque la sombra se pone por el medio, y me tropiezo».

 «(…) los engranajes que articulan mi Alien y su lubricante fundamental».

Estas metáforas evidencian la pérdida de control que experimentan estas personas cuando se encuentran bajo los síntomas del trastorno. No se identifican con su comportamiento y, por tanto, perciben lo que les ocurre como externo. Esto también se puede apreciar en las metáforas del yo dividido. En estas metáforas, se pone énfasis en la división interna que experimentan: el yo «sano» y el yo «enfermo» luchan constantemente para tomar las riendas de su vida:

«Feia tot el que podia per combatre’m, però la part malalta em superava».

Sin embargo, esta dualidad no siempre sirve para destacar la pérdida de control. En los momentos en los que la persona acepta lo que le ocurre, el trastorno se suele conceptualizar como un compañero de vida:

«Hoy en día hago una vida normalizada, viviendo y conviviendo con mi trastorno obsesivo compulsivo».

«Hacía todo lo que podía para combatirme, pero la parte enferma me superaba».

En cuanto a las metáforas emitidas por los profesionales de la salud mental, hay que decir que tienden a centrarse en menor medida en el trastorno y, en cambio, se centran más en la profesión. Sobre todo, destacan en MOMENT las metáforas que son críticas respecto al sistema psiquiátrico, percibido como una entidad opresora que ejerce un control autoritario sobre las personas que tratan.

«La policía médica actúa impunemente, impone sus tratamientos bajo engaños, bajo coacción, coerción o chantaje o bajo la desinformación sistemática».

Esto se explica porque la mayoría de los profesionales que se deciden a escribir sobre salud mental en Internet lo hacen, precisamente, para mostrar su rechazo hacia un sistema psiquiátrico excesivamente centrado en la medicalización y el control.

Por último, queremos destacar la presencia en los afectados de las metáforas de la sociedad, que tienden a poner énfasis en la necesidad de eliminar los prejuicios y la discriminación.

«Segurament, el fet que ens marquin les distàncies, sense voler comprendre més sobre el que realment ens passa…».

«Seguramente, el hecho de que nos marquen las distancias, sin querer comprender más sobre lo que realmente nos pasa…».

«(…) la vergüenza que hemos sentido, por haber sido invisibles«.

La falta de comunicación con la sociedad se percibe como una gran distancia, como una barrera o como un muro que, en numerosas ocasiones, ha provocado que estos colectivos se sientan invisibles.

La última aportación del proyecto será la de crear el primer diccionario de metáforas de salud mental (disponible a partir de octubre), en que se podrán consultar las principales metáforas detectadas en el estudio, junto con ejemplos reales de los textos analizados. De este modo, se pretende acercar esta red de metáforas a todos aquellos a quienes pueda interesar.

Comentarios
Deja un comentario