Prehistoria

21 julio, 2015

En esta asignatura del nuevo Grado de Historia, Geografía e Historia del Arte queremos reivindicar un nuevo y apasionado enfoque de la Prehistoria. Massa veces se ha hablado como de un periodo oscuro y aburrido, como si no hubiera pasado nada trascendental en los tiempos prehistóricos más allá de una secuencia de homínidos bautizados con nombres impronunciables o un listado de cronologías con un montón de ceros. Según esta engañosa visión, no nos tendría que sorprender que –en muchos libros de Historia– los casi 7 millones de años durante los cuales la especie humana, y sus ancestros fósiles, vivieron inmersos en la Prehistoria, no ocupen más que unas breves llanuras; por el contrario, los periodos protagonizados por las sociedades históricas (con escritura) han merecido detallados y dilatados capítulos. Nuestra ambición es corregir este prejuicio y consolidar una nueva mirada, más equilibrada, sobre nuestro pasado.

La Prehistoria es Historia; desde la etapa de los primeros homínidos hasta las sociedades del presente, todo forma parte de la Historia de la Humanidad. Consecuentemente, a lo largo de la asignatura, explicaremos como el estudio y el descubrimiento de los orígenes –los primeros escalones de la historia humana– son capitales para comprender por qué somos cómo somos, y por qué hoy, los Homo sapiens, somos aquí hablando e investigando sobre nuestra cuna y linaje. Incluso, entenderemos porqué la Prehistoria es una disciplina clave para reconsiderar nuestro futuro evolutivo… nuestro futuro histórico.

Un enfoque nuevo, porque la Prehistoria todavía vive rodeada de una serie de tópicos y leyendas que afectan no solo a sus protagonistas, ya desaparecidos, sino a su descendencia: nosotros. Es por eso que desmitificaremos, por ejemplo, confundidas ideas sobre los orígenes de la violencia y la guerra, el papel de la mujer y el hombre a la Prehistoria, el concepto equívoco de progreso, la génesis de la marcha bípeda, los inicios de la tecnología o la cuna de la Humanidad.

Y un enfoque nuevo, porque los contenidos de la asignatura, lejos de ser meros acontecimientos históricos, siempre responderán a una contextualización geográfica, ambiental, sociocultural y conductual. Una característica que la hace atractiva no solo para futuros historiadores, sino también para los estudiantes de Geografía, Antropología, Biología, Psicología Filosofía, etcétera. En definitiva, es muy aconsejable cursar Prehistoria en el primer semestre del Grado. La asignatura cubre las primeras etapas del origen, evolución y comportamiento de la Humanidad; una génesis, y las consecuencias que derivaron, que nos ayudará a comprender, mucho mejor, las etapas siguientes de la Historia.

Autor / Autora